La trama oculta de “Un cadáver en la biblioteca”, por Clara Obligado

Compartir

Autora de varias novelas y libros de relatos, profesora de escritura creativa, Clara Obligado nos desvela en un brillante texto la trama oculta de Un cadáver en la biblioteca, el primer cuento del libro La muerte juega a los dados (Páginas de Espuma), y nos da las claves de lo que vendría a ser su poética sobre el cuento. Obligado no es solo una escritora que escribe, sino que ha reflexionado sobre lo que escribe. Aquí el cuento y el análisis. Que lo disfrutéis.

 

Siempre he pensado que el primer cuento de un libro, además de las páginas de un volumen físico, abre una forma de leer que se propone al lector de manera cifrada, sutil, y que contiene, o debería contener, y en germen, el resto del libro. Así es al menos para mí, que considero que hay una analogía entre la primera frase de un cuento, tal como la entendían Chéjov o Borges, y el primer cuento de un libro.

Voy a comentar este cuento que, a pesar de su aparente sencillez, fue uno de los que más me costó escribir. No por su argumento, ni por su tono, puesto que ambas cosas las tenía claras previamente, sino porque Un cadáver en la biblioteca tenía que esconder, de alguna manera, toda una novela policíaca que se desarrollará luego y que está oculta en los diferentes relatos.

Como corresponde al género, al menos en su versión clásica, en este primer cuento tenía que haber, por supuesto, un enigma, ¿quién mató a Héctor Lejárrega? Pero, además de un muerto, otros elementos debían estar presentes: varios sospechosos, un arma del crimen, un enigma y un asesino. Un cadáver en la biblioteca es, básicamente, un homenaje a Agatha Christie y a la novela homónima, cuyo comienzo siempre me ha fascinado. De allí el aire de novela, el clima casi victoriano. La grandilocuencia (la elección del Teatro Colón como escenario) tiene que ver también con que se trata de un libro de relatos que pretende ser, entre otras cosas, un homenaje a una película que me encanta, Lo que el viento se llevó, y que se cita al final del relato. O sea, uno de los objetivos del cuento es reconocer las influencias o los juegos literarios que establezco a lo largo de todo el texto.

Quería que el lector, a través de este primer texto, tuviera, de manera encubierta, todos los mimbres a partir de los cuales se desarrollarían mis historias. Y que, cuando lo releyera, si es que el libro le había gustado, dijera “ah, aquí está, ahora lo veo”. Esa era mi propuesta cuando comencé con este primer cuento que fue, también, el germen de una novela abortada. Y ese aire de gran desarrollo, tan opuesto técnicamente al cuento, fue uno de los retos más complejo de su escritura.

Sintetizando: ¿cómo hacer para escribir un cuento que contenga en su interior un libro de cuentos que, a su vez, contiene una novela que, a su vez, es varias novelas a la vez? Este es el reto al que me enfrentaba y como los retos son lo más interesante de la escritura, bajo mi punto de vista, estas son también las soluciones que encontré:

Alice Munro. Alice Munro, sí, y su técnica

La leí en profundidad y luego la vimos en el Taller. Su manera de contar a través de fragmentos. Su manera de abrir la lente, al tiempo que la cierra. El valor de los espacios en blanco. Su capacidad de representar, (“muestra, no digas”, gran verdad). Su manera de ir dotando a los textos de una carga emocional que termina detonando sin que el lector comprenda, del todo, qué ha pasado ante sus ojos. La necesidad de leer “hacia atrás”, es decir, de volver la página en el sentido inverso de la lectura para releer, entender, captar lo que se nos ha dicho sin que nos diéramos cuenta. Los indicios, tan sutilmente escondidos. La enorme carga simbólica. Los tres cuentos sobre Julieta, que aparecen en esa maravilla que es Escapada. Hay en mi libro un cuento, El cuerpo en el que reconozco esta influencia. Harold Bloom hablaba de “La angustia de las influencias”. Yo me dejo llevar por el gozo de la influencia, el homenaje al maestro, el reconocimiento de que la literatura es de todos.

Escribir de atrás hacia delante

Evidentemente, este primer cuento fue uno de los primeros que redacté, pero tal vez el último que terminé. Una vez que el libro estaba completo, fui incorporando detalles que el lector leerá como “pistas” de una novela policiaca: así, por ejemplo, el detective, O´Brien, está molesto porque ha interrumpido su cena, pero ese dato está añadido a posteriori, después de escribir El efecto coliflor, donde el detective está cenando. O sea, lo primero es lo último, de alguna manera, porque es la síntesis del conjunto.

La investigación

Suelo apoyarme en la investigación objetiva del momento histórico. Esto me viene bien para sostener el argumento y para dar pinceladas que ayuden a situar la escena sin caer en las técnicas del realismo. Por decirlo de una manera sencilla, si el realismo pinta al óleo, yo pinto a la acuarela. Un trazo lo es todo. Y un trazo puede ser también un detalle del argumento. Por ejemplo, el vestido de Leonora, un modelito de Chanel, me dio el color blanco que simboliza tantas otras cosas y que es un buen fondo para una mancha de sangre. Las copas de La Traviata me dan una línea de pensamiento. Además de que representan la femineidad pisoteada. La estola de zorro me sirve como indicio para el crimen. El hecho de que en ese año se esté construyendo el Obelisco en Buenos Aires me da la idea de una ciudad que crece. Justo ese año Margaret Mitchell terminaba de escribir “Lo que el viento se llevó”. Estamos en 1936.

Si el lector es detallista, tendría que pensar que falta algo muy importante que sucedió ese mismo año: el comienzo de la Guerra Civil española. O sea, tanto las ausencias como las presencias de determinados datos históricos sirven para “implantar” el cuento en su realidad de ficción, para decir mucho más de lo que parece. Creo con ello una apariencia de verdad que me viene muy bien, puesto que se trata de un libro donde los elementos históricos y autobiográficos son importantes. Y ya que estamos:

La autoficción

En el propósito del libro estaba mi deseo de hacer un viaje por mi propia biografía, pero tomada dos o tres generaciones antes de mi nacimiento. Quería contar la historia de mis abuelos, de ese mundo perdido. En ese sentido Lo que el viento se llevó me daba el aire perfecto para el texto. Muchos elementos son realmente autobiográficos, o son homenajes. No responden estrictamente a mi vida, o a la de mi familia, pero sí citan, de alguna manera, u homenajean, a gente que yo quería mencionar. Los personajes se construyen muchas veces haciendo síntesis de dos o tres personas que me interesan. Así Mme Tanis es, por ejemplo, dos institutrices diferentes, una en el carácter y el aspecto físico, otra en el nombre y la biografía.

La solemnidad del texto, o lo que convendremos en llamar “tono”

¿Qué mejor que la ópera para mostrar ese mundo lujoso? ¿Qué mejor que un texto muy “realista” en su concepción, denso, lleno de matices? Pero aquí el problema que se me planteaba era cómo salir de ese tono sin necesitar, por lo menos, cien páginas más. O sea, si el tono es de gran novela realista, ¿cómo lo convierto en un cuento? Era como lanzar a la carrera un coche y tener que frenarlo dos metros más adelante. O crear una orquesta sinfónica y darle dos minutos para desarrollar un movimiento. Esta es, tal vez, la mayor dificultad técnica que enfrenté al escribir Un cadáver en la biblioteca. El cuento estuvo sin terminar durante mucho tiempo, porque nada me convencía. Finalmente el recurso de la copa me dio la solución, porque une todas las historias que, sin este detalle, quedarían inconexas y abiertas: el asesinato (la copa de oporto) la ópera (la copa de la soprano), el ruso (la copa de vodka y la muerte), la madre del ruso (el brindis por la boda del hijo) y, por fin, la copa de la escritora de Lo que el viento se llevó. Como casi siempre, en lo mínimo estaba lo máximo.

El mundo de los objetos

Tan importantes en general, al menos para mi, en cuanto son, a la vez, receptáculos de la memoria (la magdalena de Proust), y también sujetos que actúan dentro de las historias (como en los cuentos fantásticos). La repetición de objetos es una buena manera de unir partes de un texto que parecen inconexas. No sólo la copa, sino también la alfombra, que aparecerá en otro cuento (La sangre, y también, ya limpia de sangre, en La peste). La pistola, que está en varios cuentos, las pajaritas de papel. Repetir un objeto, o una situación, pero vista desde otra óptica es, también, una manera de dar sensación de realidad. Por ejemplo, hay tres cuentos que insisten en el hambre de Mme Tanis, pero sólo sabemos por qué tiene hambre en uno de ellos, La huida. El problema consiste en dar a estos objetos, ya de entrada, una potencia suficiente y una carga simbólica de gran calado como para que el lector los recuerde.

Las historias paralelas

Como mi buena Alice Munro enseña (y también muchos otros autores), las historias paralelas, simultáneas o no, son un recurso que me resultó muy interesante para plantear los personajes del cuento, que son bastante numerosos y cuyas historias son complejas. No se trataba de enumerar por enumerar, sino de señalar, en cuanto a la temporalidad del cuento (y luego del libro en general), que el desarrollo no sería lineal. Porque si bien el avance ayuda a la creación de tensiones, y atrapa al lector, no me resultaba útil para contar una historia donde la prehistoria determinará la historia.

Que el lector no se pierda

Con tantas historias paralelas, es imprescindible que el lector no se pierda. Bajo mi punto de vista, no conviene contar nada que el lector no pueda retener. En este sentido, corrijo mis textos con una afán casi didáctico. ¿Quedó suficientemente claro lo que estoy contando, o hace falta repetir? ¿Es la escena lo suficientemente fuerte como para que se recuerde? Elijo para ello dos o tres detalles, que voy repitiendo luego, una vez que el lector los tiene claros y los puede “visualizar”. Como pide el género, no cuento por contar, nada es decorativo, cada párrafo tiene una función en el contexto general del libro. O intento que sea así.

¿Y el castellano? ¿Qué castellano voy a utilizar?

Una historia escrita en España que sucede, en su mayor parte, en Buenos Aires. Una autora nacida allí, pero que vive aquí desde hace ya casi cuarenta años. El libro reconoce el mestizaje y utiliza ambos registros, y algunos más, sin necesidad de justificarlos. Esto ya se plantea en el primer texto.

Y, por fin…

En el primer cuento de La muerte juega a los dados se trataba de abrir y cerrar a la vez, de desplegar y plegar, de presentar, y esconder. De ello hablan las pajaritas de papel, que luego serán tan importantes en otro relato, y estos son los elementos que me llevaron a esta estructura.

Y luego, ya se sabe, el trabajo de escribir. Como bien decía Verlaine, “todo el resto es literatura”.

9788483931806_04_l

 

 

Un cadáver en la biblioteca

Mary ha entrado a decirme que hay un cadáver en la biblioteca (…).

–No digas tonterías. Has estado soñando.

Agatha Christie, Un cadáver en la biblioteca

Estaban por volver los señores Lejárrega de la ópera cuando Mme. Tanis corrió las cortinas de la sala. Ya había acostado a la niña y solo le quedaba encender la iluminación de los cuadros; en la chimenea secreteaban las brasas, el agua estaba sobre las mesillas y el termo caliente en la cama del matrimonio. Eran las doce y cinco de una noche sin luna. Haciendo equilibrios, con la bandeja del oporto y las copitas tintineantes, entró en la biblioteca. Algo extraño había sucedido. En el suelo, un bulto. No era un pliegue en la alfombra, sino algo mucho más grande, como si un animal, indiferente a la severidad de la casa, se hubiese tumbado a dormir. Sintió bajo los pies una pasta pringosa y, entonces, tropezó: las copitas se bambolearon, saltaron por los aires, empezaron a dibujar, en el claroscuro del recinto, una parábola de luz.

Cuatro horas antes, el chofer conducía a los señores Lejárrega al teatro Colón. Un murmullo admirado recorrió la platea cuando Leonora, con su vestido blanco recién traído de París, se asomó al palco de siempre, situado casi sobre el escenario. La melena azafranada recogida en una trenza formaba una corona, el escote muy amplio, el abanico de los músculos del cuello, la piel increíblemente pálida. Héctor la tomó por el hombro; su mano era posesiva, grande, sigilosa como una araña. Al sentir su tacto, Leonora tembló para retroceder en la penumbra, parpadearon las luces tres veces, hubo un vibrante desorden de instrumentos y los primeros acordes del preludio de La Traviata reventaron en la sala. Leonora se ocultó tras la discreción de las cortinas de terciopelo, giró hacia el escenario, bajó los párpados. Emotivos y solemnes, los violines le humedecieron los ojos.

Esa misma mañana, Alma, hija única del matrimonio Lejárrega, soportaba las clases de francés de Mme. Tanis. Había perdido dos semanas de colegio porque se había caído de su pony en «Los naranjos» y le estaba costando recuperarse. Le dolía un poco la rodilla cuando la institutriz la obligaba a sentarse recta y le señalaba los objetos de su habitación con su dedo afilado. Los ojos grises de halcón clavados en ella. La niña sudaba nerviosa hasta que Mme. Tanis daba por terminada la clase y la llevaba en volandas al baño. Había que ducharse con mucho jabón. ¡Hueles mal!, le decía, ¡no toquetees a tu madre, te pringas con ese empalagoso perfume de lilas! ¡Las niñas buenas no huelen a lilas! La institutriz tenía olfato de lebrel y siempre vestía de negro. Llevaba el pelo gris férreo peinado en un rodete tirante y, cuando iba a buscarla al colegio, se calaba un sombrero de alas anchas, sostenido por alfileres, que la hacía parecer aún más imponente. Era delgada, dura por dentro y por fuera, elegante, sí, pero de una manera repetitiva. Alma le tenía miedo y, siempre que podía, se escapaba a la recámara de su madre. A veces lograba trepar a su regazo y acercaba la naricilla al cuello largo, trataba de robar el aroma de esa melena roja que se desplegaba como el oleaje. Hundirse en los remolinos de la nuca, ahogarse en el perfume mareante de mamá. ¿Por qué no tengo tu pelo rojo? Y mamá, siempre un poco tensa, la alejaba de su cuello y le acariciaba los rizos cortos mientras susurraba: rubio es más bonito, mi niña preciosa, te pareces a Shirley T. Entonces Alma sonreía con sus preciosos hoyuelos y se prometía ser eternamente buena, como Shirley Temple en la pantalla.

–Te quiero tanto. Te quiero, ricitos de oro. Vamos a hacer una pajarita de papel. Los dedos finos de mamá, las uñas rojas, el anillo de brillantes que corta el aire plegando y desplegando, tris-tras, tris-tras. Magia.

–Para tener suerte, hay que hacer mil.

–¿Y para qué sirven?

–Para nada, mi amor, las cosas bellas nunca sirven para nada.

Siempre repite lo mismo, en el mismo orden: el pelo, Shirley T., las pajaritas, las cosas bellas. Abre el cajón del tocador. Dentro, junto al perfume de lilas, Alma ve el nido de las pajaritas blancas, con su piquito doblado.

–¡Cuántas hay!

–Nunca las suficientes.

Ocho años antes de la representación de La Traviata en el teatro Colón, Leonora, joven e ingenua, se había casado con Héctor Lejárrega, uno de los hombres más influyentes de Buenos Aires. Lo había hecho empujada por su madre, esa viuda con más apellidos que dinero, quien veía en la siembra de su hija su propia cosecha. Héctor era muy conocido en la alta sociedad, altanero, bastante mayor. A Leonora le pareció bien que amor y riqueza se solaparan. De niña había sufrido escasez en un medio opulento y eso acumula humillaciones, el penoso disimulo de la precariedad en una casa minúscula en pleno Barrio Norte, la imposibilidad de salir de esas pocas manzanas porque más allá del coto de los ricos, el mundo era puro destierro. Huérfana desde pequeña, Leonora se sentía tranquila con un hombre que representaba la imagen paterna y paliaba sus angustias gastando montañas de dinero. Héctor la convertía en reina cuando salían a navegar, en el hipódromo o en los bailes, a los que siempre acudía con su madre como chaperon. Además, la llevaría a Europa a pasar la luna de miel. No estuvo sola con él hasta la noche de bodas, y poco sabía de lo que le tocaba hacer, era normal en la época que no se hablara del tema y que la madre, con un «déjate hacer» hubiera zanjado la cuestión. Llegó nerviosa y cansada al final de la fiesta y entonces, desde la altura de su belleza, cayeron en alud los sueños, perdió sentido la primorosa lencería del ajuar, desapareció la ternura, las buenas maneras, todo terminó para siempre en esa noche tremenda. Llorosa, despertó en una cama vacía y corrió a bañarse. Dentro de la bañera se frotó casi hasta hacerse sangre. Cuando fue más dueña de la situación bajó a desayunar, en robe de chambre, con la melena suelta. Mme. Tanis la estaba esperando junto a la mesa del comedor. Sin hacerle el menor caso, Leonora alejó con un mohín caprichoso todo lo que no fuera café. Cuando le preguntó dónde estaba su marido, la mujer le lanzó una sonrisa torcida y pudo ver el brillo helado en sus ojos grises.

Mme. Tanis había llegado a casa de los hermanos Lejárrega cuando eran casi adolescentes. Era muy bonita, con una expresión decidida, un cuerpo perfecto y la virtud de mantener la boca cerrada. Con esa mujer a su lado, los Lejárrega se hicieron hombres, con ella se acostaron en el cuarto de servicio y luego permaneció con ellos sin molestar, como si fuera un mueble. Fue menguando su hermosura, la melena rubia se volvió plateada, los ojos grises perdieron brillo. Siguió tensa como la cuerda de un violín, apenas comía, nunca perdió las buenas piernas y un olfato capaz de husmear en el aire hasta los menores conflictos. Los conflictos, el poder y el dinero, que era lo que más le gustaba en el mundo.

El destino de los hermanos Lejárrega fue divergente. Mientras Héctor acrecentaba su fortuna, Diego, de carácter soñador, fracasó sin estrépito en todos los terrenos posibles. Empezó por casarse con Liza, una mujer de Kiev altiva y bellísima, pero más ambiciosa que una matrona romana, la dejó manejar una fortuna que ella devoró y, para completar el desastre, cuando Liza se lanzó a otros brazos y abandonó a la hija de ambos, Diego huyó a París, dejándole a su esposa, además de la casa de Belgrano, todo cuanto tenía. A Diego no parecía interesarle el dinero y, con una carrera de funcionario internacional, vivió con bastante sencillez, logró cierto reconocimiento como poeta, tuvo otra pareja y fue tímidamente feliz. Nunca se divorció de Liza y, a lo largo de toda su existencia, se ocupó de que no le faltara nada. Quizá por simple caballerosidad, quizá para evitar conflictos o, tal vez, porque era un romántico a quien no le gustaba reconocer que una mujer con ese porte lo había abandonado. Héctor, en cambio, se casó con Leonora cuando era casi viejo. Para qué hacerlo antes, si tenía a sus órdenes a Mme. Tanis y, con ella, todo lo que un hombre necesita de una mujer: la casa en orden, la boca cerrada y, si el señor lo requería, las piernas abiertas.

En el colegio, Alma ya no era Shirley T. y sus vestiditos de encaje, sus moños de seda y los zapatos con botones de perla, sino una niña con delantal negro hasta las rodillas que hacía reverencias y hablaba en francés. En la puerta la recibía una monja con el reloj en la mano y todos los días silabeaba a picotazos: bon-jour-ma-fi-lle. Alma respondía, pálida de angustia, como un muñequito a cuerda: bon-jour-ma-mére. Una monja como la reina de Alicia en el país de las maravillas. ¿No sabe jugar al croquet? Que le corten la cabeza. ¿Ha llegado tarde? Que le corten la cabeza. ¿No sabe la tabla del seis? Ni la enorme fortuna, ni la aureola de rizos dorados la salvaban de la mirada inquisidora de sus compañeras, siempre un poco más altas, siempre un poco más inteligentes. Una jornada larga, en la que Alma hacía equilibrios sobre un hilo de alambre y vadeaba el río turbulento de la jornada escolar. Lo único que le gustaba de ir al colegio era el pequeño mundo de su pupitre, los libros forrados con tela, la cortinita y la caja de los guantes, blancos para las ceremonias, azules para salir. Además, Alma no era como las demás, a primera vista tal vez sí, pero ella tenía poderes. Era capaz, por ejemplo, de menguar, encogerse, hacerse más y más pequeña hasta desaparecer tras la tapa del pupitre y, entonces, el tufo de la goma de borrar, el ejército de lápices, los libros gigantes, el vasito de plata con sus iniciales grabadas, profundo como una piscina.

Frotándose las manos en la oscuridad del palco, mientras oía el sonido cursi de los violines del «Preludio», Héctor Lejárrega se regodeó recordando cómo, poco antes del estreno de La Traviata, había logrado vencer la resistencia de esa chica judía de pechos enormes. Trabajaba de taquígrafa en una de sus oficinas y, aunque era evidente que le gustaba coquetear, no estaba nada claro que desease perder la virginidad poco antes de casarse. Héctor sonrió recordando su estrategia de cazador experto: los prudentes regalos y las amenazas sutiles, el préstamo generoso y el acoso ante las letras que vencían, los roces casuales de las manos sobre los papeles y, por fin, la violencia de su cuerpo pesando sobre el frágil esqueleto de la chica. Qué coincidencia. Ahora, mientras sonaba el coro, Sarah se habría casado. Libia-mo- ne l´-lieti-ca-li-ciiii, tararí, tarararariii tararararí, la lá. Envuelto por la alegre música, fue alejándose mentalmente de la sala, la imaginó entrando en la sinagoga, bajo el palio, girando en torno al novio. Imaginó su piel tostada y sus grandes ojos claros. Imaginó su piel desnuda bajo el vestido de novia. Imaginó ese cuerpo arisco y firme que él conocía y el novio todavía no, la imaginó con la melena suelta junto al desposado, que estaba envolviendo la copa en un pañuelo para quebrarla con un pie. ¡Mazai tov!, gritarían los invitados. ¡Pobre tonto!, pensó Héctor, divertido. Se frotó las manos. Basta de ópera. Tal vez fuera un buen momento para salir a tomar el aire. Abrió con sigilo la puerta del palco.

Leonora se despertó justo cuando la soprano, vestida con un traje de faldas anchísimas, avanzaba con la copa de champán y arremetía con las primeras notas de «bebamos en alegres vasos». ¿Por qué eran siempre tan gordas las sopranos? ¿Por qué los bajos eran altos, y los tenores, bajos? Ay, cuántos enigmas. Libia-mo- ne l´-lieti-ca-li-ciiii, tararí, tarararariii tararararí, la lá. Las copas agitándose en el aire al ritmo de una contundente melodía. Ahogó un bostezo, se frotó los ojos para disfrutar de esos compases que tanto le gustaban. Copas de champán con forma de flauta, para que no se volcara el líquido. ¿Beberían de verdad? ¿Terminaría el coro completamente borracho?, ¿la soprano bamboleante? La idea le hizo gracia. En el palco de las viudas, situado al ras de la platea, su madre debería de estar ya dormida. Al abrirse la puerta sintió frío en la espalda, vio que Héctor salía a fumar y estiró la mano para atrapar su estola de zorro plateado.

Claro que la llegada de una Leonora recién desposada al caserón de Héctor Lejárrega no fue bien vista por Mme. Tanis, todo empezó a ir mal con la llegada de la intrusa. ¿Para qué necesitaba el señor otra mujer en casa? Estudió con disgusto los baúles de Leonora, tasó con envidia los armarios que se iban desbordando de ropa de lujo, las fauces de los cajones vomitando sedas. Sí, era preciosa pero, se pusiera lo que se pusiera, y llevara las joyas que llevara, esa chica resultaba demasiado joven, demasiado pálida, demasiado tímida. Una caprichosa que no sabe lo que es la vida, sentenció Mme. Tanis, que sufría las humillaciones de una madurez que no la predisponía a aceptar la presencia de una muchacha. Para colmo, se había mudado con la bruja de su madre. Una bruja interesada, pensó, una señorona dueña de una ristra de apellidos patricios pero sin un rectángulo de tierra para cavar su tumba. Y no se equivocó en sus suspicacias. La verdad era que, luego de un parto que la llevó al filo de la muerte, Leonora solo le había dado a don Héctor una niñita sensible y nerviosa. Y ni siquiera tenía la belleza de su madre. Dijeran lo que dijeran, era muy difícil que vinieran más hijos, nunca llegaría el varón. No solo por la salud de Leonora, sino también por las circunstancias: hacía tiempo que don Héctor había vuelto a subir a la habitación de servicio y el matrimonio  ya no dormía en la misma cama.

En el momento en que los dedos de Leonora rozaron la estola de zorro, alguien entró. Supuso que sería Héctor pero no, era su madre, que había abandonado el palco de las viudas para asomarse a la platea. Mamá, qué hacés acá, susurró Leonora, y la madre: chist, me aburro como una ostra, desde mi palco solo veo zapatos y, si no se ve a la gente, para qué aguantar una ópera. Justo en ese momento sucedió aquello que ocuparía páginas en La Nación: una soprano gordísima, italiana, para más datos, vestida con kilómetros de seda blanca, tropezó con sus propias faldas y zas, lanzó la copa al aire (sí, estaba llena de un líquido oscuro, ¿vino?, ¿té?), la copa rebotó contra la nariz de la mezzo, que se tapó inmediatamente la cara (entre sus dedos manaba con vehemencia la sangre) y, teñida de rojo, fue a dar contra la pechera blanquísima del primer tenor, dejando, en la superficie almidonada, un clavel de fuego. El tenor, por supuesto, intentó frenar el vuelo de cristal, pero la copa rebotó para seguir, como una polilla iluminada y morir, hecha añicos, en el suelo. El vino, o lo que fuera, salió como un latigazo hacia el primer palco, donde Leonora se dio cuenta de que sí, algo bebían, alcohol o café, y pensó qué pena mi vestido, la falda manchada y es nuevo, un modelo de Chanel. Todo esto, que ocupó tanto espacio en los periódicos, duró apenas un segundo, el de la vacilante perplejidad de la platea y, si no fuera por los hechos ulteriores, Leonora lo hubiera olvidado. De pronto, como si fuera un número de circo mil veces ensayado, el público reaccionó, granizaron los aplausos, explotó una ovación, la soprano se recompuso y, dueña otra vez de la escena, taladró el aire con sus gorgoritos. La mezzo ya se había limpiado la sangre y el tenor tapaba, discretamente, la mancha de su pechera. Eran las diez en punto de la noche.

Todavía faltaban dos horas para las diez cuando Zacarías Eldestein lanzó por los aires la copa de vodka y la hizo estallar contra la pared empapelada de flores, que comenzó a chorrear un líquido viscoso. Había sido un gesto impulsivo, como tantos otros, pero esta vez se trataba de la ira justa de un hombre vejado. Sarah lloraba entre las sábanas diciendo que ella no, no había hecho nada, no todas son iguales, gemía, a veces sucede así, no se sangra, el vestido de novia en la silla de la habitación, la corona de flores silvestres mancillada.

–¡Larga vida a los novios!les habían gritado poco antes, a la salida de la sinagoga. ¿Y qué sentido tenía ahora el deseo? Para Zacarías todo había terminado, sin honor un hombre no merece vivir. Salió al patio y, furioso, le dio una patada a una gallina que había venido amistosamente a picotearle un pie. Con un cacareo de sorpresa, el bicho saltó por los aires, dejando tras de sí un rastro de sangre. En su Rusia natal, Zacarías había tenido muchos accesos de rabia, su madre intentaba controlarlos con una vara de fresno con la que le azotaba las piernas y el maestro con una regla con la que le calentaba las nalgas. En el ejército habían intentado domarlo a fuerza de castigos y trabajos, pero solo lo amansaría, en el barco que lo alejaba por fin del continente, Sarah, esa briosa muchacha que había logrado casarse con él a fuerza de abstinencia. Toda su familia había desaparecido en un pogrom, así que Sarah viajaba sola. Además, hablaba algo de castellano, tenía un oficio y un carácter decidido que enamoró a Zacarías. Le daría hijos de brazos musculosos, pensó, y, en las noches heladas en un país extranjero, una dosis razonable de tibieza bajo las sábanas. Sarah era hermosa hasta el temblor, la piel tostada y bellos ojos del color del ámbar. Sarah, una férrea brida de seda para su carácter desbocado. Por ella se había dejado domar, y ahora, esto. Esto. Zacarías que, de joven, casi había matado a un hombre en un bar, solo porque le había volcado la bebida. Zacarías, que terminó en la cárcel por patearle la espinilla a un superior. Que, muerto de vergüenza, intentaría suicidarse cuando, en la perdida Rusia, su hermana huyó con un soldado. Mientras intentaba no escuchar las súplicas de su esposa, sintió el impulso de correr a casa de Lejárrega para matarlo. Tenía que haber sido él. Un jefe. Un mandamás. Un déspota. Matarlo y morir, pues no soportaría la vejación de la cárcel. Respiró hondo: eran las ocho y diez de la tarde.

La copa de oporto voló por los aires y Mme. Tanis la oyó estrellarse en el suelo de mármol, más allá de la alfombra, vio (aunque no sabe cómo, porque la luz estaba apagada), más bien vislumbró un arcoiris de cristales que reventó sobre el pavimento, como si quebrase la calma de un lago. Olió el alcohol dulzón del oporto y escuchó que alguien corría bajo la ventana (al menos eso fue lo que dijo a la policía), y pasó un auto. Oyó también pasos de hombre golpeando la calle, dijo, aunque luego se corrigió: o tal vez eran de mujer, como un taconeo. ¿Estaba ya el automóvil de la señora? No lo sé, señor, respondió Mme. Tanis al detective O’Brien, incómoda porque el hombre era más bajito que ella y se balanceaba sobre las puntas de los pies para parecer más alto y, además, olía a comida. ¿Que si estaba el auto? Puede que sí, puede que no. La señora apareció unos minutos más tarde aunque, cómo adivinarlo, tal vez llevara más tiempo en casa. Parecía muy nerviosa, declaró también, pero ya sabemos cómo es la señora, lo raro es que estaba despeinada, con la trenza suelta y vestida de gala. Un vestido muy bordado, blanco, sí señor, ceñido hasta la cintura, con escote y una falda como una corola. En el regazo, la tela parecía manchada. Sí, señor, parecía manchada. ¿Manchada cómo? ¿Con qué?, insistió O’Brien, molesto, porque le habían interrumpido la cena. ¿De qué color era la mancha? Color oscuro, como si fuera vino, dijo la mujer, sí, señor, color vino. O color sangre. Y el detective pensó que, si se dejaba llevar por la intuición, esa mujer era la asesina, mentirosa, lianta, el dinero podía ser un móvil, el amor más difícil, a esa edad, aunque tenía buenas piernas y, con las mujeres maduras de buenas piernas, nunca se sabe. No, señor, no tenía la estola de zorro plateado, qué raro, ¿verdad? Si venía de la calle, insistió Mme. Tanis, tendría que haberla llevado puesta. Tampoco llevaba los guantes, eran de esos largos, hasta el codo, que no se quitan en dos minutos, estoy segura de que los llevaba al salir. ¿Que dónde está ese vestido? No lo sé, detective, pregúnteselo a ella. Y añadió, con su sonrisita maligna: puede que lo haya quemado.

Mme. Tanis había sentido en la suela de sus botines un líquido pringoso, luego oyó el roce liviano de una tela. A punto estuvo de caer sobre el cuerpo tendido en la alfombra, creyó escuchar bajo la mesa un gemido, como de animalillo asustado (¿una rata, en el salón?, ¡qué extraño!) se sobresaltó cuando las copitas de oporto volaron por los aires y, en el claroscuro (las persianas de la biblioteca permanecían abiertas, justo allí hay un farol y estaban también las brasas de la chimenea), agachada todo lo que le permitía el cuerpo (que, a su edad, era poco, aunque todavía estoy ágil, señor detective), olió primero la colonia, la ropa de lujo (tengo un olfato excelente), la piel tantas veces recorrida y pudo ver, por fin, la gran cabeza de toro de Héctor Lejárrega (la cabeza amada), como si la hubiera atacado el sueño, con un tiro en la sien.

Al día siguiente, en los periódicos, corrieron ríos de tinta con las más variadas hipótesis, pero hay crímenes que nunca se resuelven. La noticia compartió página con la inauguración del obelisco y los sucesos del estreno de La Traviata en el teatro Colón. Aparte, en un recuadro minúsculo, sin que nadie estableciera relación entre los dos hechos, se señalaba la detención de un emigrante ruso a pocas manzanas de la casa de Héctor Lejárrega. Estaba borracho y se resistió con violencia a la autoridad, de modo que fue reducido por las fuerzas del orden. En un descuido del oficial de guardia, el detenido sacó un cristal de su bolsillo (que parecía el fragmento de una copa) y, sin que pudieran detenerlo, se cortó las muñecas. La ambulancia llegó tarde, mientras la sangre manaba a borbotones el presunto delincuente guardó silencio. Murió de camino al hospital, no llevaba identificación alguna.

En ese mismo momento, en un mísero pueblo del norte de Rusia, una mujer se alegraba de que su hijo hubiera emigrado. A través de la ventana, en la planicie infinita, caían copos como puños, detenidos solamente por las ramas negras de los árboles. La mujer pensó que su hijo tal vez no volvería a ver la nieve y se dijo también que quizá no lo volviera a abrazar. Pero ahuyentó los pensamientos tristes y encendió una vela frente a la fotografía del muchacho. A su lado colocó la de una joven fuerte y hermosa, de pelo y ojos casi dorados, cuyo nombre desconocía y que hoy se convertiría en su nuera. Imaginó los nietos que llegarían. Imaginó que, en algún momento, su hijo la mandaría a llamar. Imaginó la ansiedad y las penurias del viaje. Mientras sacaba de la alacena la botella escondida para las grandes ocasiones, imaginó también esa alegre vejez lejos del frío, en un mundo sin estrenar. Llenó una copita hasta los bordes y brindó por la felicidad de Zacarías quien, en ese momento, se estaría casando en Buenos Aires. En ese mismo instante otra mujer, en Atlanta, dejó de aporrear su Remington para acercarse a la ventana y contemplar la lluvia que rebotaba contra el pavimento. Fue hasta la cocina, sacó una botella que escondía en los anaqueles y soltó dos hielos en un vaso de whisky, los sacudió para oír su tintineo antes de brindar al aire. Apoyó los pies sobre el escabel y se dispuso a descansar. Estaba agotada. Acababa de terminar un gigantesco manuscrito, que su editor se llevaría en una maleta, en el que mezclaba la historia de su país con retazos de su biografía. Con su letra redonda y casi escolar escribió el título: Lo que el viento se llevó. Le pareció que esa frase resumía, por fin, todo lo que había pasado.

Publicado el 8 octubre, 2016 en Cuento, Escribir, Escritura Creativa, La trama oculta, Leer, Sin categoría

Compartir

Back to Top