Duras, la escritura como sujeto literario

Compartir

“Un escritor es algo extraño. Es una contradicción y también un sinsentido. Escribir también es no hablar. Es callarse. Es aullar sin ruido. Un escritor es algo que descansa, con frecuencia, escucha mucho. No habla mucho porque es imposible hablar a alguien de un libro que se ha escrito y, sobre todo, de un libro que se está escribiendo. 

Es imposible” Marguerite Duras

En los grupos de escritura que imparto en el Taller de Clara Obligado hemos leído El amante, de Marguerite Duras. Aquí os dejo unos apuntes sobre la vida de la autora y la obra de la mano de una de las escritoras del Taller, Eva Gómez-Fontecha.

Por Eva Gómez-Fontecha

Marguerite Duras nació en Indochina en 1914 y murió en París en 1996 a los 84 años. Siempre tuvo vocación de escribir. Así se lo dijo a su madre cuando era muy pequeña, y en la escritura trabajó toda su vida.

Al regresar a Francia con 18 años estudió Matemáticas, siguiendo los deseos del padre que también fue profesor y cuyo legado la madre se ocupó de recordar a la joven Marguerite, aunque luego también cursó Derecho y Ciencias Políticas. 

Militó en el Partido Comunista durante unos años, pero luego sería expulsada por su talante radical y continua oposición a los postulados machistas de la izquierda d ela época. 

Formó parte de la Resistencia francesa durante la ocupación nazi, y onde fue compañera de François Miterrand. Por aquella colaboración fue detenida y deportada a Alemania.

Al concluir la guerra, ya de vuelta en Francia, inició de lleno su carrera en los ámbitos literario, periodístico y cinematográfico.

Lo primero que hizo fue cambiar su apellido original Donnadeu por Duras, un pueblo en una zona vinícola de la ribera del Garona donde su padre había comprado una casa para pasar los veranos. Este hábito de cambiarse el apellido lo reprodujeron otros autores franceses como Moliere, Votaire, Stendhal, y también su eterna contrincante Margueritte Yourcenar. A este respecto dice el crítico literario Gerard Genet afirmó que el que cambia su nombre, sabe escribir.

Se casó dos veces, con Robert Alteme y Dyonis Mascolo, tuvo un primer hijo con el primero, que falleció, y otro que aún vive, Jean Mascolo, y las últimas décadas de su vida las compartió con su amante homosexual Yann Andréa, 40 años más joven que ella.

Literatura, cine y periodismo 

Marguerite fue una de las primeras mujeres escritoras tomada en serio por el público y la crítica. Pese a ello, no fue muy leída hasta obtener el premio Goncourt en 1984 por El amante ya cumplidos 70 años. Su obra incluye unas cuarenta novelas, muchos guiones de cine y libretos de teatro e y numerosos artículos.

La primera etapa de su carrera literaria está formada por sus tres primeras obras La impudicia, La vida tranquila y Un dique en el Pacífico. Se trata de textos tradicionales estructuralmente, llamados también Textos del Exordio. Pero su actitud cambia a partir de la tercera novela, en 1950, en la que hace un relato de su adolescencia en Indochina que la colocó en el epicentro del llamado Nouveau Roman, aquella radical renovación de la narrativa literaria que derribó para siempre el modelo decimonónico.

El segundo periodo en la literatura de la Duras es el Ciclo Indio, donde sitúa sus novelas en contextos exóticos de distinta índole. En ellas pone en primera línea la exotización del espacio y en ella se encuadrarían Moderato Cantabile (1958), El arrebato de Lol V. Stein (1964) y El amor (1971). Además de la saga formada por El amante (11984) y El amante de la China del Norte (1991).

El tercero es el de los temas sexuales y discurre en los años ochenta y noventa. En este deja de lado la novela familiar, abandona la exotización y concentra su atención en la únicamente sexualidad. En esta etapa se encuadran El hombre sentado en el pasillo, La enfermedad de la muertey Ojos azules, pelo negro.

Hay un último, el denominado Ciclo Tardío, donde produce La lluvia de verano, A Ernesto y Esto es todo, título este último con que parece decir adiós al trabajo y al lector y anuncia su muerte inminente. 

El personalísimo universo donde transcurren todos sus textos, de principio a fin, donde Marguerite madura como creadora, es tan particular que ha sido denominado Durasia.

También tuvo una gran carrera como realizadora de un cine, y como en la literatura, su talante fue deslizándose hacia un estilo cada vez más experimental. Debutó tras la cámara con La Música (1967), correalizada con Paul Seban. Les enfants de 1985 fue el último de los quince largos rodados por Marguerite y estuvo inspirado en un cuento para niños que publicó en 1971. Al contrario que en Indian Song, cuyo origen en un texto propio, Les enfants hizo el recorrido inverso e inspiró una novela posterior, La lluvia de verano.

Escribió para muchos medios, entre ellos Vogue, France Observateur y Liberation, pero no se reconocía en el periodismo: “he escrito artículos en los periódicos por diversos motivos. El primero era salir de mi habitación, en aquel entonces escribía ocho horas al día, cuando escribía libros nunca hacia artículos. El exterior me atrapaba en los huecos y en los momentos vacíos. Cuando escribía libros creo que ni siquiera leía los periódicos, No reparaba en lo que sucedía, ni lo comprendía. Escribir artículos era salir fuera, era mi primer cine”.

Temas y estilo durasianos 

De la novela al teatro, del ensayo al cine, todos los géneros practicados por Marguetite Duras parecen explorar la infinita complejidad del deseo, la soledad, la pobreza, la familia y las diferencias entre hombre y mujer.

Una nota propia de la obra durasiana es que periodiza su obra, con una especie de geometría que permite que los personajes puedan aparecer en otros textos. Es una forma literaria contemporánea.

Son obras que rompen el tiempo, practican la diacronía, lo no cronológico, donde ella crea sus nuevos ancestros textuales. No hay principio ni fin en la obra de Duras, sino un continuum. Se trata de una especie de serialización, como ya antes hicieron Balzac o Proust. Ejemplo de ello son “Un dique contra el Pacífico”, “El amante”, y ”El amante de la China del Norte”. En estos tres trabajos aparecen las mismas escenas nucleares, pero en cada libro surgen novedades y textos satélites que van conformando el universo Duras.

Ello nos hace pensar que el verdadero objeto de su obra es la propia escritura más allá de los temas, porque está continuamente reescribiendo los mismos materiales y elaborándolos no sólo para crear distintos libros sino para desarrollarlos en distintos formatos genéricos. Se denominan fenómenos de trasvasamiento y un ejemplo lo representa su obra “Le square”.

Hay muy pocos textos en Duras de ficción pura, en eso fue una adelantada a su época. Como mucho se alineó con el movimiento de la auto-ficción aparecido en los años setenta. Lo que es absolutamente cierto es que Duras realiza una huida del realismo y describe a sus personajes de manera tan incompleta que sólo nos los forjamos al leer la totalidad de su obra. Eso produce el anonadamiento del lector.

Su literatura dialoga como pocas con el psicoanálisis en la ficcionalización de estados de la mente, de latencias de la vigilia o de estados de locura. A ésta forma de escribir la han denominado, voz durasiana. El mismo Jacques Lacan le dedicó, tras la publicación de El arrebato de Lol V. Stein (1964), el ensayo Homenaje a Marguerite Durás y en él sostuvo que Duras demostraba “un conocimiento original de la perturbación de la alienación mental y relataba mejor que todos los informes psiquiátricos un delirio clínicamente perfecto”.

La voz narrativa de Duras es un narrador que se desdobla, se pregunta a así mismo, como si tuviera otro yo, un procedimiento de extrañamiento, un personaje que duda y pone en tensión todo lo que nos está contando.

Otra de las singularidades de Duras en los años finales de su obra fue la estructura de los párrafos, que en ella se denominan párrafos coágulo, y que manejan los espacios en blanco creando en el lector una disposición anímica. Y ese tratamiento de los espacios le acercan al arte contemporáneo.

Del estilo utilizado por Duras dice la escritora peruana Patrizia de Souza: “había decidido no ordenar sus frases, dejarlas fluir y emerger como crestas. En Duras hay un ritmo de respiración que se inicia con la lectura de sus textos. La autora dejaba atrás la idea de “la muerte del autor” tan querida por Roland Barthes, como alguien que desaparece en el gesto de escritura. En el caso de Duras, no, ella estaba allí, clavada. Su respiración era constante, intensa, sin demora sobre la vida, en plena pelea por imponerse, diciendo lo imposible desde un cuerpo que se mostraba dócil con las pasiones, sometido incluso, poco importaba: la respiración, el silencio del mundo observado y recorrido estaban allí”.

El Nouveau Roman o la muerte de la novela del XIX

Se suele incluir siempre a Alain Robbe-Grillet como fundador del movimiento al ser autor del manifiesto Por una nueva novela (Pour un nouveau roman) de 1963, una recopilación de artículos editados en su mayoría en el semanal L’Express, que le convirtió en el teórico de ese movimiento literario.

Una característica generalizada en estos jóvenes críticos es el cuestionamiento de la novela tradicional decimonónica. Según ellos, no tenía sentido escribir novelas al modo de Balzac, con unos personajes, una trama, un inicio, un desarrollo y un desenlace. Se sentían, en cambio, más cercanos a la literatura más introspectiva de Stendhal o Flaubert. No se admitía la descripción de los personajes, que según los Noveau Roman estaba mediatizada por los prejuicios ideológicos, sino la exploración de los flujos de conciencia. En este grupo renovador de la narrativa, la influencia de autores extranjeros como Virginia Woolf o Kafka o franceses como Sartre o Camus fue más que evidente.

Contacto:

escrituracreativajaviermorales@gmail.com

Publicado el 6 febrero, 2019 en Artículo, Escribir, Escritura Creativa, Leer

Compartir

Back to Top

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies